domingo, abril 08, 2007

El mundo está lleno de patadas locas

Sï, es verdad: las cosas pasan por algo.

¿Y cuando no pasan? También será por "algo" ¿o es que nadie hizo nada para que pasaran?

Siempre me he conducido así por la vida y hasta el día de HOY me ha funcionado.

Después de todo, no suelo arrepentirme de nada. Absolutamente nada. Aunque es inevitable el "¿y si...?"

pero no sirve de nada. Es inexistente.

La vida sigue su curso y justo en el enfrenón, a la hora del choque inminente, se detiene. MALDITA SEA: ¡SE DETIENE!

Y yo con el PINCHE rush de adrenalina en la cabeza.

.
.
.

Es divertido. Cruel, pero divertido. Y entonces, en el momento anterior al choque, la vida se encarga de darme más esperanzas. Y entonces me da miedo provocar el choque, ya mejor me echo en reversa y retomo el camino.

¿Por qué será así? ¿Por qué siempre tiene que pasar así?

No recuerdo la última vez en la que algo terminó de tajo. Si no lo recuerdo es porque no fue importante. Lo dejé ir, así, sin más ni más. Adiós. Borrado de mi mente.

Las cosas que sí son importantes no acaban de tajo. Por lo menos no para mí. No para mi vida.

Y las despedidas son largas. Tristes, en la mayoría de los casos. Pero nunca de tajo. Es un proceso. Le. N. To. Es como un duelo incluido en el paquete. Un dos por uno. Una oferta gangosa (ganga).

Lo importante permanece. Lo demás, no. Lo importante duele, lo importante se va lentamente.
Entonces, si provoco el choque ¿cuáles serán las consecuencias? Tengo el presentimiento de que entonces me arrepentiría de algo. Por. Primera. Vez.

Soy de los que da segundas, terceras, cuartas oportunidades ¿eso es malo? Pero por algo será. Por algo pasan las cosas, ¿no? Lo que se tenga que acabar se acabará y ya. A lo que sigue. Bastante ocupado estoy viviendo mi hoy como para ponerme a pensar en cosas sin importancia.

Si doy oportunidades es que las circunstancias las merecen. Tengo el instinto bien agudo. (gracias madre, padre, abuela por mi herencia). Si no lo merece, bye. Así terminó mi último intento de amor. Y vivo para contarlo. Ejemplo perfecto, como muchos otros.

Por que no me gustan los dramas, y menos si no los protagonizo. Sólo los verdaderos dramas, porque sí: admito que de vez en cuando me gusta crear tormentitas. Así soy, ni modo. Pero son juguetes desechables. No pasa nada. A veces los uso. ¿Y? Big deal.

Algunas veces no me sirven mas que a mí.

Patadas en los cojones. Siempre en los ajenos (por supuesto).

3 comentarios:

VIRUS on 8:12 p.m. dijo...

Biiiieeen dicho, aunque yo siempre prefiero chocar... esos dias en el "hospital emocional" a veces llegan a curar heridas de choques atrasados de una sola vez... ya me qwuitaron el internet de la chamba, asi que... espero saludarte pronto mananger...

W4L45 on 9:30 p.m. dijo...

Como dijera Misato: Los Milagros no existen.. alguien los crea.

Y ni pex.. cuando hay enfrenon puede haber accidentes.. hay que meditar mucho antes de pisar el freno.. si va ser para ver lo que ocurre, si sales con vida o mueres en el intento.

Pero lo mejor es seguir por el camino, si eso llega a suceder pasara.. de eso no hay duda.. pero para que buscarle 3 patas al gato si sabemos que tiene 4.

Pero tambien podriamos buscarle.. ya vez dice el dicho: el que busca encuentra.

Saludos...

P.d. Uyyy .. con lo del blog ya tengo un ratito.. antes estaba en Spacelive de MSN... pero le emigre aca..

Rodrigo -Hitman- Cortés on 9:36 a.m. dijo...

Bueno... como el Vampiro Fronterizo... a veces me dejas con la cara de...

WHAAAAAAAAAAAAAAAT??

Pero ya que uno lee con calma.. pues... mas o menos comienza a entender.. ·w·...

así que... recuerde... tal vez podamos decir ¡no pasa nada!... por que ante solo podemos decir...

Chale.

Publicar un comentario

Recibe Psicodiarrea en tu mail