viernes, abril 22, 2005

Veintiuno

A continuación, lo que escribí para la clase de Producción de Programas Radiofónicos (yo me pregunto ¿qué tiene que ver esto con Radio? O___o ¿no será mejor decir que es clase de "Apreciación de la Literatura Contemporánea"... o tal vez "Cultura General? Me voy más por la segunda opción...) En fin...

Quise comenzar este ensayo, a propósito de Memoria y esperanza de Mario Benedetti, poniendo como título un número que por mucho tiempo me aterró. Veintiuno son los años que llevo viviendo en este planeta. Cuando uno lee sobre la juventud siendo joven, se despiertan toda serie de reflexiones dignas de un joven disperso, algo inmaduro, que se resiste a crecer, pero que piensa y propone locuras que en algún momento pueden convertirse en trabajos, en empresas o en mucho dinero en los bolsillos. Cuando cumplí los 20 años inmediatamente pensé en la crisis por el cambio de dígito: ya no eran “diez y algo”, sino que ahora eran “V-E-I-N-T-E”. Ya no es como cuando cumples 18, la “mayoría de edad”, que te sientes importante, mayor, grande, poderoso y omnisciente: sabes que puedes irte de tu casa si se te pega la gana y se te hace muy fácil pensarlo; dejas de ver el alcohol y demás excesos como algo inalcanzable, y por fin tanto tú como tus “mayores” podrán caer en ellos sin estar escondiéndose uno del otro. Pero ahora tienes VEINTE años y te acercas a los veintiuno, a la verdadera mayoría de edad, cuando te conviertes en “ciudadano del mundo” (como le digo yo). La idea de llegar a esa edad me daba un poco de miedo pues no habría más espacio para la ingenuidad, ni para los juegos, las vacaciones inventadas o los noviazgos vagabundos.

También comienzas a cuestionarte; pero ahora sí en serio. A los veintiún años me pregunto qué tanto he aportado para mejorar mi situación personal y familiar. Me pregunto si realmente tengo la rebeldía y el sesgo de inocencia que supone Benedetti tenemos todos los chavos. Me pregunto qué es lo que recordaré de mis veintiuno en la vejez, cuando aún, según Benedetti, “la lejana juventud tiene presencia”. Cuando esté en mi lecho de muerte y mi vida pase frente a mis ojos, ¿cómo pasarán estos veintiuno?

Expuesto y vulnerable como estoy ahora, a mis veintiuno, en la juventud desprotegida, desvalida y frágil que advierte Benedetti, me doy cuenta me he dejado llevar más o menos por los destellos y por los “brillos seductores”. La gran mayoría de ellos, confiésolo, son producidos por mi mente. No obstante, desde siempre he estado consciente de que los veintiuno son los años del compromiso y del principio de la dinámica. Es decir, son momento de hacer “algo”, de comenzar los proyectos, de concretar los planes y de realizarlos. Si no, después puede ser muy tarde.

El texto de Benedetti me pareció muy romántico, idealista, e incluso un tanto desesperado. Por ello me identifiqué tanto con él y por ello despertó en mí todo esto. Es el último intento de un “octogenario” para prevenir a los jóvenes sobre los conflictos, los falsos profetas y lo fugaz que es esta etapa de la vida. “Juventud: divino tesoro”, dicen los que saben.

De tantas palabras significativas que nos ofrece Benedetti, me quedo con un grupo cruel y realista de ellas: “La juventud es un territorio por el que todos pasamos. Sin embargo, mientras habitamos en él no tenemos una noción, ni siquiera aproximada, de esa permanencia“. Y así sigo viviendo: día a día olvidando que estoy joven y recordando que debo ser adulto cuanto antes. A partir de ahora, contando ya con las palabras de Benedetti en mi mente, en mis objetivos de adulto estará sin duda el recordar constantemente lo maravilloso que es ser joven. Tal vez así nunca deje de serlo.

****************

Feliz es una palabra que se queda muy corta para describir cómo me siento ahora...

2 comentarios:

Aoi on 3:09 a.m. dijo...

O.O!!! hasta que se me hace dejarle un comment a estas horas de la madrugrada XDU, ahmm yo no puedo escribir cosas asi a estas horas o,o, definitivamente usted vive de noche O.O.
Yo aun tengo 17 o.=, pero en unos meses 18 y en unos años, los veintinantos _-_, creo que maso sabre sobre esto que escribio cuando tenga mas edad (yo xDU), aunque estoy de acuerdo en algunos aspectos que menciona en este ese post, saludos nocturnos XD!

marlen* on 1:07 a.m. dijo...

benedetti es la neta :-)

saludos

Publicar un comentario

Recibe Psicodiarrea en tu mail