martes, agosto 24, 2010

Somos lo que hay: Reseña / Crítica

En la inauguración del Festival Macabro 2010 (http://www.macabro.mx) tuve la oportunidad de ver esta cinta del director Jorge Michel. Se trata de una película mexicana muy sonada porque estuvo en Cannes y fue bien recibida en el festival de cine de fantasía y ciencia ficción Fantasia, uno de los más importantes del mundo, celebrado en Montreal, Canadá.

Los comentarios fueron en general muy eufóricos acerca de esta película, lo que hizo que llamara mi atención. Pero no sólo por eso, sino por la temática y el planteamiento de la trama. La verdad es que sí estaba un poco hypeado por ella… pero todo esto es una prueba más de que nunca hay que esperar nada, si es que no quieres terminar decepcionado… como en este caso me pasó

Somos lo que hay trata de una familia de caníbales que un mal día pierden a su líder, el padre, quien se encargaba de llevar el “sustento” a la casa. En ese momento, los tres hijos y la madre deben ideárselas para conservar su modo de vida, sin que se ponga en riesgo la estabilidad familiar.
La familia consiste de la madre, desesperada y un poco neurótica por la situación que están viviendo; un hermano mayor desubicado; una hermana sensata; y un hermano menor rebelde e impulsivo. Ellos son una familia pobre que vive en la Ciudad de México que, además de ser caníbales, reparan y venden relojes en un mercado sobre ruedas instalado en una zona muy pobre.

Describir esta película es tun tanto difícil por la mezcolanza tan desafortunada que le director hizo, pero lo intentaré.

Para empezar, esta cinta no es para nada gore ni da miedo, como muchos la pintan y como yo esperaba de un festival como el Macabro. Más bien se trata de una cinta de conciencia social, con comedia digna del canal 9 de Televisa, que hace excesivos homenajes a grandes clásicos del terror y la acción, mientras nos alecciona sobre las consecuencias que tiene la desintegración familiar. Sí, todo eso.
Somos lo que hay se presta a que varíe un poco la forma en la que hago mis reseñas en este blog, y dado que es una película difícil de describir, prefiero enlistar aquí los clichés del cine mexicano que contiene, mismos que están presentes en todo momento y de los que parece que nunca vamos a salir, lamentablemente:

- La temática social. Sobre esto hablaré más adelante, pero en la película siempre vemos pobreza, marginación, prostitutas, antros de mala muerte, suciedad… como si de verdad TODO México y toda la ciudad fuera así. Luego por eso nos preguntamos por qué los extranjeros tienen tan mala imagen de nosotros. ¿Evitar hablar de todo esto nos va a hacer mejores? No, pero pues desde Los Olvidados de Buñuel parece que esto es lo único que los cineastas ven en México.

- Adolescentes confundidos con su sexualidad / homosexualidad. Ok, esto tampoco es algo que el director haya inventado para la película: es toda una realidad, nadie lo niega. Pero la forma en la que lo emplea para la película se me hizo irrisoria, como si estar confundido con la sexualidad sea el único conflicto que los adolescentes tienen o como si la homosexualidad fuera EL problema que los adolescentes conflictivos tienen por excelencia… ¡no manches! Esto sí ya es un cliché de varias películas.

-El humor barato y simplón. Por eso es que digo que esta película bien podría pasar en el canal 9, cualquier sábado en la tarde. Yo pensé que estaba viendo una película de esas de “humor político” o el programa de “poli, policías” que parodian en Los Simpsons. Se trata de un humor diametralmente opuesto a lo fino o a lo inteligente, basados en la comedia fácil, la imitación, ese humor del que sólo te puedes reir cuando dejas tu cerebro en neutral y que ha sido una constante en el cine mexicano en toda clase de películas baratas de serie B.
-Sátira política. Dentro del humor que se maneja en la cinta, el guionista se dio el “lujo” de meter chistes políticos sobre el Bicentenario y el Gobierno.  No sé si este tipo de chistes le hayan dado risa a todo el público de Cannes y de Canadá que supuestamente alabaron la película. Yo lo dudo mucho.

Mención aparte merecen unos judiciales que salen en la cinta y que, si bien son medio importantes para la trama, bien pudieron haber sido interpretados por Viruta y Capulina. Y entonces la película se pudo haber llamado “Viruta y Capulina contra los caníbales”. ¿Cuántas parodias de policías no hemos visto ya en la TV y en cine mexicano? De verdad, de pena ajena.

-Homenajes al cine extranjero. Kubrick, Hitchcock, Del Toro y demás glorias del cine son “homenajeados”, por no decir “emulados”, a lo largo de toda la película. Tanto que hasta el mismo director aceptó que muchos de esos homenajes hasta fueron inconscientes y los descubrió sólo cuando estaba editando la película. Sé que esto no es un cliché del todo “malo”, pero ya me cansé de oir a los directores mexicanos, sobre todo a los jóvenes, decir que “se inspiraron en”. Son pocos los que no dicen eso, son pocos los originales. Y está bien hacer homenajes, pero no hay que abusar de ellos. Vaya, ¡hasta escenas de Terminator están “homenajeadas”! Chale…

-Y EL CLICHÉ MÁS CLICHÉ DE TODOS LOS CLICHÉS DEL CINE MEXICANO. ¿A que no adivinan qué es? O más bien, QUIÉN es… pues sí, el señorón DANIEL JIMÉNEZ CACHO sale en Somos lo que hay. Sí, sale en una participación desafortunadísima, como empleado de una morgue de pocamonta. Su pésima y forzada actuación, que buscaba causar risa, se convirtió en uno de los muchos momentos que para mí salieron sobrando en la película. Claro que el director lo pensó para que tuviera importancia en la trama, y sí la tiene, porque a fin de cuentas no iba a desperdiciar el “gran” cameo de este actor.

No les miento: desde que vi que salió el señor Jiménez Cacho supe que la película se iba a ir al caño. Y no porque me caiga mal él o no me guste cómo actúa, sino porque su participación es tan simplona y ridícula que para mí rompió con la atmósfera que se creó desde el inicio con una fotografía buena (a secas), tomas interesantes y actuación buena del padre de familia (en la primera escena de la película vemos cómo muere).

Lamentablemente después de lo de Jiménez Cacho, y al oir las risas, algunas sinceras y otras de pena, de los asistentes, la película nunca levantó para mí.
Somos lo que hay tiene un guión tímido (por no decir cobarde): nunca se mete con profundidad a nada, ni a la comedia, ni a lo mórbido, ni a lo gore, ni a lo violento, ni al terror, ni a la conciencia social, ni a la problemática de la homosexualidad, ni a los dilemas de la familia mexicana actual, ni a la pobreza ni a nada. Es un coctel saturado de temas en donde ninguno termina de cuajar.

Al final de la proyección el director platicó un poco con los asistentes. Dejó claro que su intención principal no fue “espantar” sino crear conciencia sobre cómo la pérdida del núcleo familiar provoca esa desintegración. Lamentablemente, el tomar el tema del canibalismo no aportó nada a este desgastado tema. Pudo haber sido una película con pingüinos parlanchines, e igual hubiera podido hablar de la desintegración familiar.

Lamentablemente, esta temática del canibalismo tan atractiva (sobre todo para una película mexicana) se prestaba a mucho más, pero el director lo minimiza a ser una simple novedad, una simple “curiosidad” enmarcada por el tema principal que era la desintegración.

No verás escenas violentas, salvo algunos close ups temerosos a caras golpeadas o cosas así y un dedo humano con el que Daniel Jiménez Cacho hace una broma muy tonta. De ahí en fuera todo está “sugerido para que el espectador cree las escenas en su mente”, según el director… Sí verás persecuciones con los “poli, policías”, algunos crímenes muy oscuros, prostitución, etc.

Y el final… el final tampoco me sorprendió y no sé, pero me recordó MUCHO a Rojo Amanecer…
Aunque nunca le vi pies ni cabeza a Somos lo que hay, hay cosas que hay que reconocerle a Michel: me parece inteligente y audaz la idea de hacer una reflexión sobre la desintegración de la familia que se sale de los convencionalismos. Es una idea de metáfora que se vuelve original y afortunada al mezclar el elemento del canibalismo. Lástima que por querer meter tantas cosas, homenajes, comedias, chistes baratos y problemas paralelos como la prostitución o los que tiene uno de los protagonistas con su sexualidad, las persecuciones, o la rebeldía adolescente, la intención original se desvanece por completo. El concepto del canibalismo nunca llega a cuajar porque durante toda la cinta se habla de un "rito" que nunca conocemos ni vemos. Está bien que haya querido que el expectador "creara" todo en su mente, pero no hay que exagerar.
En resumen: Somos lo que hay es una película decepcionante, digna del canal 9, pero con una premisa original e interesante, así como intenciones de reflexión bastante buenas. Pero todo queda en un intento muy mexicano en la que el director se dejó llevar por su fanboyismo exagerado, su megalomanía, sus ganas de abarcar mucho que resultaron en apretar poco.  Tal vez si hubiera sido advertido de que esta cinta no era lo que me imaginaba, me hubiera reído un poco más, pero acepto que yo tuve la culpa por crearme falsas expectativas. Ya que la vean ustedes, me gustaría saber su opinión.

Somos lo que hay se estrena comercialmente en México en octubre de 2010

12 comentarios:

Wizard Of Gore on 7:36 p.m. dijo...

Pues si, de vdd una pelicula con esta temática de fondo, era necesario pintarla como algo de terror y que no se diga gore? Anyway, que lastima al principio empece a leer tu reseña, muy completa por cierto, y me decepcione al final. Creo que lo mas sensato sera esperar verla un domingo en la noche en Televisa. ENJOY

Joel (You) on 10:11 a.m. dijo...

Perdón pero, ¡No mamen! Ahora resulta que todo lo que tenga quie ver con canibalismo tiene que ser de terror, horror e incluso gore. Como si El silencio de los inocentes se hubiese valido de eso para se lo que es. Tu reseña/comentario es simplista y reduccionista en algunos aspectos: lo que consideras el mayor de los clichés (la aparición de Gimenez Cacho) es una secuencia sacada de Cronos. En ese sentido, la crítica a ello debiera ir a si era necesario meter esa secuencia en el filme, en lugar de criticar la simple participación de este actor. Concuerdo en que no es una película del todo lograda. Pero para empezar deberíamos tomarla como una película que para nada es de horror oinclusive terror, y partiendo de ello, las virtudes y errores toman otro enfoque. Hay que acercarse más a las definiciones de los géneros, y no dejarse llevar por "si hay sangre" o "si da miedo o no".

Hugo Juárez on 4:07 p.m. dijo...

@Joel (You)

Estaría totalmente de acuerdo contigo si no existiera una cosa muy importante que tú estás ignorando o desconoces: la promoción.

Esta película ha sido promocionada como de terror, de horror, fantástica y de ciencia ficción incluso. Checa su Facebook si no me crees. Así me la pintaron y eso esperaba. Obviamente, ya que la vi me di cuenta de que no era de horror ni de terror. Y dices textualmente "para empezar, deberíamos tomarla como una película que para nada es de horror o inclusive de horror". ¿Cómo que "para empezar"? A lo mejor tú leíste el guión antes de verla, pero yo los únicos elementos que tenía ANTES de verla eran que la película pertenecía al género del "horror", y en ello me basé.

De eso podemos sacar entonces que además de que la película es un fracaso, su promoción también lo es y lo sigue siendo porque el Facebook y sus medios de comunicación oficiales así lo mencionan.

Si yo hubiera sabido desde un principio que la película no es de horror (o sea, si su promoción no fuera tan errónea), entonces sí, concuerdo totalmente contigo, la reseña hubiera sido diferente. Yo escribí así porque quisiera que las personas que lean esa reseña no caigan en el mismo engaño en el que yo caí. Por eso se trata de una crítica. Aunque de todas formas, al final cada quién tiene su opinión y es muy respetada.

Otra cuestión importante es que estemos tú y yo en canales diferentes en cuanto a definir lo que es el género de "horror". A lo mejor hay una confusión. Pero si tomamos en cuenta el tipo de películas que proyectan en el festival Macabro (al que supongo que has asistido o a alguno similar), entonces no creo que haya sido un error mío pensar que la película era diferente.

Por otro lado, no pierdas de vista que en El Silencio de los Inocentes la trama del canibalismo es ESENCIAL para la trama, no se puede entender a un Hannibal Lecter sin el canibalismo.

En la reseña menciono que el aspecto del canibalismo en Somos lo que hay es irrelevante y se difumina, bien pudo haber sido alguna otra problemática y de todas formas la trama hubiera sido realizada de la misma forma. De hecho siento que en Somos lo que hay el canibalismo es en realidad una analogía de otro concepto, tal vez la pobreza, la marginación, no lo sé; mientras que en el Silencio de los Inocentes, el canibalismo es canibalismo, punto. Es un crímen, no hay "fantasía" al respecto, ni se cubre, ni se oculta como en Somos lo que hay. Hay una gran diferencia.

Y sobre lo de Daniel Jiménez, me estás dando la razón: yo digo en la reseña textualmente "Su pésima y forzada actuación, que buscaba causar risa, se convirtió en uno de los muchos momentos que para mí SALIERON SOBRANDO en la película". Es decir, precisamente estoy cuestionando si era o no necesario meter esa secuencia en el filme, cosa que tú señalas. Pero también luego respondo ese cuestionamiento. Digo textualmente: "el director lo pensó para que tuviera importancia en la trama, y sí la tiene" y esa importancia es: justificar la aparición de los policías judiciales y su simplona subtrama. Cosa que no menciono en la reseña para evitar spoilers.

Aclarado todo lo anterior, te agradezco mucho tu tiempo.

Beto on 9:45 p.m. dijo...

No estoy de aacuerdo con la critica de esta pelicula, es como si por ejemplo hicieramos caso del titulo de tu blog, acaso debenos esperar diarrea de tu parte ? no, claro que no, es injusta la critica hacia la pelicula, es original, y es de los cineastas que no le PENA mostrar los que somos, acaso si se hubiera filmado en polanco, ya todo mundo pensara que Mexico es SO NICE ? el titulo podria aplicarse a nuestro cine nacional, SOMOS LO QUE HAY. Buenas, Regulares y Malas, cada quien decididira que emociones le da esta pelicula, a mi en lo personal me gusto bastante, y la prueba esta en que quieren hacer remake ne EEUU y en Europa., recuerda, como dice una cancion popular(espero no te ofenda el que sea de Jose Jose)No es lo que queremos ser, sino lo que Podemos Ser. Saludos

Hugo Juárez on 10:14 a.m. dijo...

@Beto

Primero que nada muchas gracias por tu mensaje.

En segundo lugar, creo que te saltaste la parte de mi crítica donde hablo de la PREMISA de la cinta. La premisa de un asunto siempre tiene que ver con promesas cumplidas o no cumplidas al final de dicho asunto. En este caso valdría preguntarnos ¿qué nos ofrece la película? y ¿qué nos entregó al final?

Tú mencionas lo de los títulos y pones como ejemplo el título de mi blog, Psicodiarrea. Aquí estás ignorando varios aspectos MUY IMPORTANTES.

1. Que no podemos juzgar un (inserta aquí lo que quieras: libro, película, obra, blog, etc.) por su título.

2. Estás ignorando la PREMISA de mi blog, la cual está escrita en el encabezado, justo debajo de su nombre ("Videojuegos, cine, anime y demás vicios enajenantes"). La cual, por cierto, se cumple a cabalidad.

3. Y sobre todo, que en este blog ¡¡¡SÍ hay diarrea!!!, pero no intestinal, sino psicológica, por eso se llama PSICOdiarrea

Por lo tanto, ¿se cumple la premisa de mi blog? Sí (hasta con el puro nombre, tomando en cuenta que el término sí existe).

Ahora, ¿qué pasa con Somos lo que hay? Obviamente, no podemos juzgarla por el puro título como tú dices, ¿verdad? Eso sería injusto y además, ¿qué nos dice el título "somos lo que hay"? Muchas cosas, pero aquí no estamos tomando ese título por sí mismo, sino que lo estamos asociando a una película de la cual es título, ¿cierto?

Pero aún así, el título es muy ambiguo. Por ejemplo, ¿viste la película Japón de Carlos Reygadas (que también es mexicano)? ¿Tiene que ver la película ALGO con el país Japón o la cultura japonesa? No, ¿verdad?

Entonces, otra vez, no podemos juzgar una película por su título. Por lo tanto, tenemos que irnos a otro nivel para poder hacerle su crítica correspondiente. Nos vamos a la PREMISA entonces.

Ya expliqué en mi post cuál es la premisa de Somos lo que hay y también expliqué por qué no se cumple, por qué nos prometen una cosa y nos salen con otra. Por eso es que no la voy a repetir aquí. Pero es un aspecto que creo que no tomaste en cuenta.

En lo que sí estoy totalmente de acuerdo contigo es en lo de que cada quién decidirá qué emociones le provocó esta película. A mí me dio mucha risa como de pena ajena, la verdad. Pero de que me provocó una emoción, me la provocó.

Saludos y gracias de nuevo.

Anónimo dijo...

Pues yo concuerdo conque la pelicula es decepcionante. Al igual que algunos de ustedes, yo entré pensando que el género era suspenso o terror, basándome en lo que leí previamente.
Pero creo que el género es lo de menos, porque al final la pelicula no funciona. Es absurda; los clichés no cuajan, los homenajes son descarados, sobre todo el de Cronos. Gratuito.
Y concuerdo con lo que dijo Hugo, se quiso abarcar mucho y no apretó nada.
Vaya, yo la resumiría de la siguiente manera: Primero estuve esperando que empezara la pelicula, y luego se acabó.
Es decir, sentí que nunca terminó de plantearse la situación.
Por ejemplo, el próposito del canibalismo nunca quedó claro. No era hambre, porque no estaban tan jodidos, si hasta coche tenían.
Al final, francamente, se volvió tan absurda que yo esperaba cualquier cosa, como que se besuquearan los policias, llegaran las putas con metralletas o algo por el estilo. Y no me decepcionó; el tipo comienza a morder a su hermana, en plena balacera. ¿?
Y las putas, que seguramente tenían radio con frecuencia de la policía (hay que imaginarlo, porque no se vio), sabían la dirección exacta de la casa.
Esperaba que al menos, como gore tuviera algun valor, pero fastidia el exceso de tomas sugestivas.
En fin... un asco de película la verdad.

Anónimo dijo...

No hombre! es que la película no es ni buena ni mala, es una mier... y me decepciona los que creen que tiene algo bueno aunque fuera de cine extranjero sería siendo una completa mier... que cerebros los que hay ahora hay que ver!!

Polo Piceer on 6:52 p.m. dijo...

La terminé de ver hace apenas media hora, la estuve esperando precisamente por la temática, que en el trailer, me pareció atractiva. En algún momento pensé que nunca sería comercializada, hasta que me la encontré en Block Buster, no dudé ni un segundo en llevarla, pues me gusta ver el cine nacional, aunque me considero un tanto defensor de éste, suelo ser objetivo, más allá de mi gusto o mi interpretación, pero sin duda alguna coincido contigo en algunos puntos. A mi me gustaría rescatar el arte, me pareció preciso para la ambientación de la historia, pero efectivamente el guión fue poco atrevido, el humor una blasfemia asquerosa del humor negro y sin duda, terminé bastante asqueado, no por el canibalismo, sino por el mismo sello que lleva el cine mexicano desde hace décadas, como dices, en fin, sigo esperando una nueva época dorada del cine, pero hasta hoy estamos cortos.

Hay otra situación que me gustaría comentar, solo por curiosidad; en el detrás de cámaras de la copia en renta, me encontré a Alan Chávez (quien sale de hermano menor) tocando, con un palillo de madera, una figura (muñeca de estambre) que se encontraba debajo del puente de la escena de los niños. Se alcanza a leer en los labios del actor "no pasa nada o sí", preguntándole al actor que hace de su hermano sobre las repercusiones que pudiera tener el tocar la muñeca. Al final no solo la toca, sino que la mueve del lugar. Tiempo después de terminar el film, el actor murió en un enfrentamiento con al policía, después de herir con un arma a un joven en una fiesta, huye con un amigo y al ser alcanzados por la policía hubo un tiroteo, muriendo de una bala en el corazón. Me parece curioso que en la película ocurrió algo similar, pero obviamente ficticio, en fin, solo era un dato curioso y morboso si ustedes quieren, pero al menos está más interesante de lo que resultó la cinta, saludos.

Anónimo dijo...

Bueno, pues yo estaba buscando información sobre la peli porque también me quedaron cabos sueltos. Me encanta el cine y más si es de temas escabrosos. Yo también tenía muchas expectativas sobre la película, de hecho, me perdí el verla en cartelera y la acabo de rentar. Comencé a verla y el principio me pareció prometedor, la neurosis de la mamá terminó por ponerme de malas, de todo se quejaba y nada aportaba. Los hermanos muy bien, de hecho, yo creo que parte de la desintegración familiar se da por la pasividad y la presión del hermano mayor que está presionado a ser el "líder" y es el hermano menor con un caracter más fuerte el que tiene que hacer todo porque es parte de su naturaleza y el consentido de los papás. La hermana, sobria y manipulaodra. La mordida del final se me hace básica para comprender parte de la trama, no conocimos "el rito" pero se logró el objeivo de que al menos uno sobreviviera, el hermano sensible y más inteligente, muerde a la hermnana para hacerla pasar como víctima. Sobre el hecho que las prostis y como los agentes llegan a dar con la casa, se me hizo que le faltó hilo conductor, es increible como en una zona marginada y con tantas casas alrededor, llegues justamente a la que no tiene luces. Por último, el escape de la hermana del hospital, bien por la actuación de la hermana y también bien fotografía y las escenas que demuestran que en una ciudad tan caótica como la nuestra, no llame la atención una mujer vestida de esa forma. Lo que no me agradó es que la mirada se fija en un tipo flaco y escuálido... no se si por hambre o buscando un cómplice para seguir con "la tradición familiar". En conclusión, coincido contigo, le hizo falta explotar el tema y se desvió del tema principal con tantos cliches. Seguiré buscando información al respecto. Saludos

Anónimo dijo...

Excelente crìtica!!

diana correa on 11:27 p.m. dijo...

A mi me pareció que el tema del canibalismo es simplemente la excusa para presentarnos los roles que se nos imponen día a día. Yo vi la película en mi casa, pues ya había escuchado de ella cuando salió más no tuve la oportunidad de verla en el festival.
Me gustaría comentar que en el festival Macabro , al que seguramente has asistido para encasillarlo como lo has hecho, no se enfoca en el horror clásico estadounidense (el cual parece ser tu paradigma por lo que tú crítica insinúa, al suplicar por sangre y escenas de asesinos maniqueos) el festival Macabro, por lo que yo he podido apreciar tiene como temática lo horroroso, desde lo cual se pueden desarrollar distintas situaciones y perspectivas. Debes tomar en cuenta que la definición de lo horrible o de lo malo, varía según la sociedad en la que te encuentres. Desde esa perspectiva no me parece descabellado pensar que el terror al que el director pueda referir es un contexto como en el que se desarrolla la película; el ambiente familiar y geográfico en el que están inmersos los personajes es sin duda de terror.
Para mi más allá de el elenco, el humor (el cual es inexistente en la película, pues lo personajes de policias no se expresan así para que te rías sino porque sus códigos culturales son aquellos que tu denominaste como de humor negro) y demás elementos que tratas son miopes en cuanto a la obra total (refiriéndome a su realización, contexto, director, producto y difusión). Te sugiero que no trates de criticar una producción artística desde un modelo estático, debido a que la cultura es una constante reformulación, y los medios para hacer alusión a conceptos abstractos como el terror amerita un análisis sociológico de sus elementos. En pocas palabras no esperes que el terror mexicano sea como el terror de otros lugares, ahí reside el valor del mismo, pues te permite conocer las connotaciones culturales del bien y del mal de una sociedad en una situación específica.

Anónimo dijo...

Terminando de ver la versión gringa y leyendo tu reseña... (y no es por ser "malinchista") mejor me quedo con la versión gringa jajaja

Publicar un comentario

Recibe Psicodiarrea en tu mail