miércoles, mayo 19, 2010

Náufrago en la Luna (Kimssi pyoryugi): Reseña/Crítica

Él es un típico “salary-man”. Trabaja de 9 a 6, gana lo suficiente para subsistir, acaba de quedar soltero y ha pedido un préstamo. Habla a la casa de crédito para preguntar sobre su deuda, la respuesta es la que esperaba. Cuelga. Está al borde de un puente sobre el río Han, en Seúl, se lanza al vacío. Despierta, hay tierra y vegetación seca a su alrededor. Se da cuenta que, para su desgracia, sigue vivo. El agua baña “la costa”, parece que está en una especie de isla, y así es, sólo que esa “isla” está en medio del Río Han, la vista de los grandes edificios de Seúl lo saca de su fantasía. Está atrapado en una isla de hierbas secas, basura y cabezas de muñecas de plástico sin ojos, bajo un puente. Comienza una nueva vida ahí. Un día, descubre que alguien anónimo lo observa desde una de las centenares de ventanas de Seúl…


Ella es una típica “hikikomori”. No ha salido de su cuarto en años. Vive entre envases vacíos de tallarines y papel de baño. Se comunica con su madre y le pide comida mediante mensajes de texto. Su rutina consiste en levantarse temprano todas las mañanas, trotar viendo a una pared durante varios minutos, eliminar cualquier fuente de luz a excepción de la de su computadora, “trabajar” creándose una vida ficticia que todos admiran, apagar su computadora y, en las noches adecuadas, observar a la Luna con un telescopio. La Luna le gusta porque es el lugar más solitario que puede ver. Duerme sobre una cama de plástico para envolver cosas frágiles, de la que revienta burbujitas cuando está nerviosa. Un día, su rutina perfecta se ve afectada:  observa a un “extraterrestre” en una isla en medio del río Han…
 

“Kimssi pyoryugi” o “Náufrago en la Luna” es una película del director coreano
Hae-jun Lee. Se trata de una historia de amor nada, pero nada, convencional en la que dos extraños se ven unidos no por la física, sino por sus conciencias problemáticas y sus fantasías.

Pero ésta no es una película “seria” o “dramática” de un amor imposible, ni se reduce a ser un refrito más de Romeo y Julieta. Es más bien la historia de dos "náufragos", cada uno por diversas razones.

De entrada, el humor manejado en la cinta es exquisito, simple y a veces basado en las acciones (sobretodo las del personaje atrapado en la “isla”). Pero por otro lado, también es una reflexión, ligera pero contundente, sobre la forma en la que establecemos relaciones en “la era tecnológica”.

Sin embargo, dicha reflexión no es exhaustiva, ni aburrurrida, ni mucho menos pretenciosa. La inocencia de estos dos seres desesperanzados es el eje argumental de la película, ofreciéndonos la reflexión como una anécdota más que como una lección moral o un discurso barato.


Vale la pena que veas esta película acompañado de tu “personita especial”, pues hay muchos momentos de risa y muy agradables.

Los recursos empleados en ella son sencillos, la fotografía es sobria pero efectiva, los efectos son casi nulos y la música es adecuada. La trama tiene unos toques muy sutiles y exquisitos de realismo mágico que nos ayudan a comprender poco a poco lo que pasa en la mente de estos dos personajes, quienes tienen en sus hombros toda la trama, ayudados por muy pocos personajes secundarios que de vez en vez tienen diálogos.

Mención aparte merece la historia de superviviencia del hombre, quien nos da una clase en ese aspecto. Gran parte de la cinta trata sobre ello, y aquí vemos sus esfuerzos en conseguir comida y bebida, pero sobretodo para lidiar con su soledad, que como siempre, al principio es una bendición, pero después se convierte en una cosa de vida o muerte.


Es cierto, y no podemos negar, que en la trama hay ciertas situaciones inverosímiles que no se explican satisfactoriamente, como la forma en la que ambos personajes se comunican; sin embargo, la trama fantasiosa y la comedia justifican estos detalles. Así que si la ves, déjate llevar y disfruta de sus mejores momentos, no sería raro que dejes por ahí caer una lagrimita o por lo menos, te aseguro que al final quedarás con una sonrisota en los labios.

En resumen: una trama inocente, delicada y deliciosa que nos invita a reflexionar sobre las relaciones humanas, la tecnología, lo que es realmente importante para nuestra vida y lo que hay bajo las máscaras que todos nos ponemos para sobrevivir en este mundo. Ahí abajo está nuestra naturaleza y, aunque la ocultemos con cables, autos, contaminación y demás banalidades, no morirá. Una historia de amor diferente para aquellos que están cansados de ver lo mismo siempre. Recomendada.

(NOTA: Iba a ponerles el trailer para que lo vieran, PERO evítenlo porque contiene VARIOS spoilers de la trama y momentos importantes, NO lo busquen en You Tube, mejor confién en mí y lánzense a verla así nomás, no se van a arrepentir =D)

1 comentarios:

jgu on 10:21 a. m. dijo...

excelente película , yo estoy a cargo de un cine foro en Iquique, (Chile) y la idea es que una vez al mes buscamos películas relacionadas con temas filosóficos y luego de terminado el film invitamos a los espectadores a conversar la película en torno a un café. (entendiendo la FILOSOFÍa como busqueda de la verdad).
Hace tiempo que no veia una película que me sorprendiera(a ratos pensaba que el director me estaba llevando a la película NAUFRAGO con Tom Hanks) , y como tú dices es una historia de amor eso se descubre al final de la película, encuentro que tiene una polisemia enorme. Muchos mensajes en torno a varios temas que se tocan, destacaría, la Soledad Humana y la era tecnológica centrada en los medios de comunicación.
Felicitaciones por el resumen y el datos que das sobre los Hikikomori.
Esta película la estrenamos este viernes 27 mayo 2011 a las 21:30 en un centro cultural de la ciudad.
http://www.elboyaldia.cl/cartelera/cine-foro-presenta-naufrago-en-la-luna
Saludos

Publicar un comentario

Recibe Psicodiarrea en tu mail