viernes, agosto 21, 2009

Avatar / "Avatar Day"


Hoy Fox y Coca-Cola Zero organizaron en México el "Avatar Day", un evento realizado a nivel mundial en el que se muestran algunas escenas extendidas de lo que será Avatar, la nueva película de James Cameron, el director de la inolvidable (para bien o para mal) Titanic.

Es una gran producción, pero debo confesar que estos primeros 20 minutos de película NO ME EMOCIONARON PARA NADA. ¿Por qué?

La respuesta es muy clara y salió de @chayjuan el día que vimos el trailer por primera vez.

Yo dije en mi comentario del trailer que no me había parecido tan espectacular...

él me contestó esto

Y no puedo estar más de acuerdo.

Y ahora que vi algunas escenas de la cinta, lo reafirmé.


No cabe duda que la nueva aventura será un monstruo mediático, una cinta que asombrará a la gran mayoría de los espectadores, pero ¿y los que crecimos jugando videojuegos, los que estamos tan "acostumbrados" a los planetas extraños, a los extraterrestres carismáticos, a las batallas épicas, a los héroes salvadores...?

En verdad que gran parte de lo que vi esta noche me recordó mucho a las últimas entregas de Final Fantasy, a Halo, a Fallout 3...

Tal vez parece que estoy demeritando muy prematuramente la película, pero no es así. Simplemente opino que, a pesar de que Cameron diga que se trata de una historia y un proyecto 100% original que "impactará a todas las audiencias", creo que está muy inspirada en algo que los videojuegos han estado haciendo ya desde hace bastante tiempo.

¿Tomar inspiración de los videojuegos está mal? No, en lo absoluto. Se trata de otro de esos ejemplos del "matrimonio" entre videojuegos y cine, del cual ya he hablado antes.


Aunque en esa ocasión hablaba de aspectos ecónomicos, es evidente que ambas industrias se han nutrido una a la otra, basta ver ejemplos como el de Uncharted: Drake's Fortune, uno de los videojuegos más cinematográficos que he jugado (y uno de mis favoritos EVER, dicho sea de paso).

En Avatar los videojugadores reconoceremos muchas cosas, tal vez estemos frente a un ataque de dejá vus masivo.

La nueva cinta de Cameron se estrenará en México UN DÍA ANTES que en Estados Unidos, el 17 de diciembre de 2009, en las principales pantallas IMAX del país. Sólo ese día sabremos si todo este aparato mercadotécnico valió la pena.

Lo digo porque sólo en esa fecha conoceremos la trama de la cinta. Y es que una película sin una buena trama es como un cuerpazo sin esqueleto. Es mi opinión personal. Porque habrá quienes buscan ir al cine para pasar el rato comiendo palomitas y ya, sin mayor pretención, y es respetable.


Con los videojuegos es distinto: no necesita tener una buena trama para cumplir con su función de entretener.

En el caso de Avatar, dos de los elementos que buscan distinguirla de todas las demás pelis es la onda 3D y la nueva tecnología inventada ex profeso, que le daría un toque de "interactividad" con los espectadores. Obvio, no hay que demeritar todos los años de producción, los impresionantes efectos especiales, el maquillaje y todo lo demás que viste a una película. Pero la trama... la trama es lo que yo quisiera conocer.

Hoy busco lo mismo en un buen RPG, por ejemplo: una buena historia. A veces se tiene y a veces no, pero llegar a su conclusión puede ser emocionante, sea como sea. Esperemos que Avatar también sea un viaje interesante, en donde puede ser apabullantemente impresionante o no la conclusión de la trama, pero el viaje puede valer la pena, aunque tengo mis dudas de si voy a salir o no del cine con los ojos cuadrados. O por lo menos tan cuadrados como me han quedado después de jugar Uncharted, o el último Final Fantasy, o Gears of War.


Sea como sea, Avatar será un buen acercamiento del grueso de las audiencias al concepto de "la tecnología usada para entretener" (algo que los videojugadores ya conocemos desde hace mucho). Las nuevas generaciones experimentarán por primera vez lo que es sumergirse en una historia fantástica de ciencia ficción con muchos colores, acción por doquier, naves supersónicas, mundos hostiles y, claro, romance.

Aunque debo decir que hubo muy pocos "ooooh" y "aaaaaaah" de sorpresa en el cine. Pero eso no debe decirnos nada, apenas vimos una mínima parte de la película...

Para mí, hasta el día de hoy, el toque del 3D es el principal elemento que distinguirá a Avatar de las demás películas. De ahí en fuera, no veo otra cosa. Mi veredicto final será cuando vea la peli entera.

Eso sí, espero con gusto las actuaciones de Sigourney Weaver y de Sam Worthington, quien no me pareció tan malo en Terminator 4.


Pienso que para los que jugamos será interesante, sí, pero quién sabe si será sorprendente.

¿Y para los que vieron Star Wars, Star Trek o siguen obsesionados con El Señor de los Anillos? Ésa es otra cosa que me gustaría investigar.




Sigue leyendo

Recibe Psicodiarrea en tu mail