viernes, diciembre 25, 2009

Crítica / Reseña: Avatar

Fui a ver Avatar con todas las reservas del caso:
  • Excesiva mercadotecnia
  • "10 años de producción"
  • Tecnología "nunca antes vista"
  • Trama predecible y cliché
  • Y un largo etc.
Sin embargo, se me hizo injusto llenarme de prejuicios, dado que siempre se corre el riesgo de que muchos de ellos sean falsos y no logren más que arruinarme la experiencia. Además, y por sobre todas las cosas, me puse como objetivo sacarle jugo a cada peso que pagué por ver Avatar, y es que no estuvo nada barato verla en 3D...

Dado que estamos hablando de un verdadero acontecimiento mediático, esta vez me saldré un poco de la estructura de posts que comúnmente uso en la Psicodiarrea para detallar los aspectos que a mi parecer son los más relevantes de Avatar.

TRAMA
Bueno, aquí no me equivoqué en mis predicciones: la trama no es para nada espectacular ni profunda y sí, está llena de clichés y gringadas como el "malo, malo, malo, remalo" que chinga a todo el mundo con tal de lograr lo que quiere, el héroe sacrificado y tenaz, los personajes secundarios queribles que mueren por la causa, la protagonista bella y fuerte a la vez (pero damisela en peligro después de todo) y, bueno, un gran etcétera.

(Para los que no saben ni de qué les estoy hablando o han vivido bajo una roca los últimos meses, ahí les va la trama: Avatar trata sobre un mundo extraterrestre llamado Pandora en el que los humanos han descubierto un preciado elemento que puede convertirse en mercancía muy valiosa para la asolada Tierra del futuro. Pandora es habitada por una raza de humanoides llamados Na'vi, profundamente espirituales. El héroe de la cinta se llama Jake Sully, un exmarine paralítico que sustituye a su hermano gemelo fallecido en una misión a Pandora. Ya ahí, su cuerpo es transportado a su Avatar, una recreación de un Na'vi, para infiltrarlo en una tribu local con el fin de servir de espía. Ya dentro de la tribu comienza a dudar de sus objetivos pues se compenetra demasiado con los Na'vi, sobretodo después de que la hostilidad humana comienza a crecer hacia los nativos de Pandora...)

He dicho, y lo reitero, que hoy en día es muy difícil inventar el hilo negro de las cosas, sinceramente ya casi todo está inventado. En términos de narrativa, es mucho más difícil que algo me sorprenda. Dicho lo anterior, debo reconocer que a pesar de los clichés y lugares comunes de Avatar, James Cameron, su director, es un señor que sabe MUY BIEN su negocio, regalándonos (por $80 si la quieres ver en 3D) un guión con un ritmo estupendo, con muchos clímax narrativos y momentos tranquilos en donde los espectadores podemos digerir perfectamente todo lo que está pasando. Si te clavas, hasta podrías necesitar varios días para poder digerirlo.

Avatar es una de esas cintas que sí te mantiene "al filo de la butaca" durante los 162 mins. que dura, a pesar de su lento comienzo.

Una estructura dramática tan bien lograda es suficiente para mantenerme atento y ponerme de pie para aplaudir al responsable, porque cumple con su función de entretener. Así que de entrada, bien gastados esos $80.

Pero como lo dije en reiteradas ocasiones en mi Twitter, en realidad esto de la trama ya se veía venir y no fue por eso que pagué para ver Avatar, sino por la tecnología empleada de la que hablaré más adelante.


MENSAJE
Me dio gusto darme cuenta que el mensaje detrás de Avatar, a pesar de ser predecible y cliché (colonización, agotamiento de recursos naturales, amor, espiritualidad...), está aderezado y soportado por tomas verdaderamente artesanales, música muy pertinente que me recordó mucho a Titanic (su compositor es el mismo, James Horner), colores por doquier y, en resumen, vida. Así sí me lo creo, incluso me dejé llevar por esa reflexión en muchas partes de la cinta y contribuyeron mucho a que me gustara.


PERSONAJES
Aunque ya dije arriba que los personajes y sus roles son bastante clichés y predecibles, se agradece que Cameron haya sabido lo que es la transformación de los personajes. El ejemplo más claro es el del protagonista, Jake Sully, quien obviamente sufre un cambio radical al no sólo convertirse en un Na'vi sino al recuperar también la movilidad de sus piernas. Pero más allá de este cambio lógico, la psicología de su personaje cambia a un ritmo creíble.

También pasa algo similar con la protagonista, Neytiri, quien sin dejar de ser congruente con su imagen de chica ruda, sucumbe ante el amor, el cual al final le da más fuerza para lograr sus objetivos. Sí, suena cursi y lo es, pero es sólo un ejemplo de la catársis de los personajes.

También pasa con los personajes secundarios. Por cierto, me dio mucho gusto ver de nuevo a Sigourney Weaver, quien está muy en su papel.


EL MUNDO
Pandora se puede describir con una sola palabra: vida. Todo Pandora está rebosante de vida, cada detalle y aspecto parece que respira, y más si ves la cinta en 3D.

Indiscutiblemente, esta cinta está muy bien pensada y meticulosa en todos los aspectos: el color, los movimientos, los cortes y desplazamientos de cámara, los close-ups...

Debo confesar que en muchos momentos quité mi atención de los rostros de los personajes para fijarme en todo lo que estaba sucediendo a su alrededor y realmente me sorprendí. Lo destacable es que este filme está hecho un 40% de escenas live-action y 60% de CGI fotorealista, lo cual hace aún más meritorio que el mundo de Pandora te envuelva, olvidándote por un segundo de que todo lo que ves (y sientes) está construido por una computadora.

Ése es el buen cine, señores, el que te hace creerte lo imposible.


TECNOLOGÍA
A pesar de todo lo que acabo de escribir y del buen sabor de boca que me dejó la cinta, debo decir que la onda 3D me quedó a deber bastante. Quiero pensar que Cameron no quiso abusar de este recurso, y se lo celebro, pero aún así esperaba mucha más espectacularidad e interacción con el público gracias al 3D. Eso es lo que iba a ver y realmente salí un poco decepcionado.

Sin embargo, lo que hay que destacar es que Avatar es una cinta muy bien equilibrada, en donde tanto la trama como los efectos están bien balanceados. Si hubiera habido demasiadas ondas 3D, hubieran opacado la historia, que de por sí no es nada del otro mundo, argumentalmente hablando.

Si pones un poco de atención verás que la cinta en sí fue concebida para verse en 3D: los movimientos de cámara, los detalles, las secuencias... todo está pensado así, y, aunque ya dije que me quedó a deber un poco en ese aspecto, se agradece que Cameron no haya sobresaturado las cosas.

Por ello, aunque el color, el sonido y la edición son también puntos fuertes de la cinta, te recomiendo que hagas lo posible por verla en 3D, como fue realmente concebida, y te dejes envolver por las atmósferas.


APORTACIONES Y CONCLUSIÓN
Al final del día disfruté Avatar, pero en lo personal no me marcó de por vida ni me muero de ganas por verla de nuevo o comprar el Blu-ray edición especial. Sin embargo, y para resumir, la razón por la cual sí la disfruté es porque es un producto redondo y con ritmo, mesurado pero a la vez ambicioso.

Hablando del futuro y de las aportaciones de esta peli, estoy convencido de que la técnica 3D es lo que menos nos debe llamar la atención, pues no es la primera vez ni la última que se emplea, y además porque ya expliqué líneas arriba que no me pareció tan espectacular su uso.

Lo que en realidad debemos tener muy presente para los años por venir es la capacidad de crear mundos fantásticos tan vivos y la posibilidad de insertar tramas bien contadas en ellos. La ciencia ficción moderna NECESITA urgentemente este tipo de valores de producción para llegar a las audiencias de hoy, las cuales, por lo menos en dentro del género, ya no se tragan cualquier cosa.

Es muy probable que la técnica 3D se convierta en un estándar en los siguientes años... lamentablemente, lo será tanto que la veremos hasta en la sopa, y entonces comenzará a haber una sobresaturación en la que todas las chick flicks serán en 3D, cualquier gringada de 3 pesos será 3D, los documentales serán 3D para dar más "realismo", los partidos de futbol serán 3D... en fin, la técnica se verá forzada sin duda alguna. Pocos, como James Cameron, serán los que no se confiarán en presupuestos millonarios ni en técnicas 3D impresionantes, sino que seguirán basando su trabajo en un BUEN GUIÓN y una TRAMA INTERESANTE. Claro, usando las tecnologías que el mercado exige o que la industria impone.

Ojalá que me equivoque y la técnica 3D se use de manera PERTINENTE en el futuro, en buenas cintas de ciencia ficción, en documentales, por ejemplo.


Al final de la película, durante los créditos finales, no pude evitar pensar en el futuro... Recordemos que algunos de los estudios más reconocidos en el campo de los efectos visuales, Digital Domain y Weta Digital, están involucrados en la creación de Pandora. Ello nos da pie a muchas teorías sobre lo que podremos ver en el futuro en este campo. Por cierto que todo parece indicar que el siguiente proyecto de Cameron será Battle Angel Alita (¡algo que definitivamente quiero ver!).

Yo no sé ustedes, pero cuando terminé de ver Avatar me acordé de ESTO, un asunto "pendiente" de Weta con todos los seguidores del buen anime. ¿Se hará realidad algún día?

(Los de Weta bajaron la página donde hablaban del proyecto, por eso no pude ponerle link... ¿será que ya lo abandonaron?)

1 comentarios:

Anónimo dijo...

che acá sale $28 en 3D :/

Publicar un comentario

Recibe Psicodiarrea en tu mail