viernes, febrero 03, 2012

Fenómeno Siniestro: Reseña / Crítica

Confieso que me emocioné mucho cuando me enteré que iba a salir esta película. Era obvio que iba a ser una película de esas chafas que con poco presupuesto sirven para entretener y punto. Y no se necesita ser un genio para darse cuenta de ello, ¿cierto?

Hay películas que dentro de su nicho, tienen una calidad aceptable como para ser palomeras y para echar relajo con tus amigos, pareja o familia a la hora de verlas. Ésa es su función y ya, no aspira a ningún premio, no propone nada, simplemente son películas para pasar el rato. Cuando esas cintas cumplen su objetivo, me agradan. Una película no tiene que ser artística ni muy profunda para que me llegue a gustar.

Por ejemplo, me gusta la saga de Actividad Paranormal porque entra en esta categoría: me hacen reír mucho los efectos que tienen, las actuaciones, los escenarios y también uno que otro susto que de pronto quieren meterme. Es chafa pero chafa-chido, para pasar el rato sin quebrarse la cabeza y ya.

 

Pensé que me iba a pasar lo mismo con Fenómeno Siniestro (Grave Encounters), película de The Vicious Brothers sobre un staff de reality show que acude a un antiguo manicomio “embrujado” para grabar el mejor programa de su vida.

La película, obviamente, tiene un tratamiento como de “documental”, argumentando que todo el material que estás a punto de ver es real, que el programa realmente existió, que no se editó ni se modificó nada, y bla, bla, bla...

Como todas las películas de este estilo, al inicio hay un planteamiento de la situación: el equipo acude al manicomio a entrevistar a ciertas personas para presentarnos la historia del lugar y las “leyendas” que circulan en él. Vemos tomas “reales” de la actividad que se llevaba a cabo ahí, causa por la cual ahora está “embrujado”.

 

La presentación es bastante caricaturesca, los diálogos son pésimos y los personajes son ridículos pero entendí que es intencional, ya que se supone que el Reality Show es bastante chafa y además ninguno de sus casos es real, todo lo inventan, ésa es la impresión que te quieren dar.

Pero lo “feo” del asunto es que por primera vez se enfrentarán al “verdadero” terror en el manicomio (uy, qué mello…).

Para hacer su "investigación", deciden encerrarse en el lugar durante toda una noche con el fin de registrar con cámaras de visión nocturna, detectores de electromagnetismo y demás artefactos cazafantasmas a los espíritus de los antiguos pacientes.

Y es aquí donde comienzan todos los corajes que hice con esta película: para empezar, las locaciones son como de casa de los “sustos” de Reino Aventura, chafas, chafas, chafas. Por lo menos en las otras películas del estilo le echan ganitas a los escenarios, que son mucho más realistas o por lo menos cercanos a nosotros (como puede ser una casa o departamento, por ejemplo). Ésta fue una pésima elección de locación por parte de los directores.

Luego, los “sustos” son totalmente predecibles, los efectos son ridículos (de verdad, parecen extraídos de casa de los espantos de una feria chafa, se acordarán de mí cuando vean "las manos"...), se abusa del movimiento de cámara y no lograron transmitir pero para nada un verdadero terror al estilo del cine japonés ni del occidental. O sea, al inicio parece que los espíritus están ahí pero no los vemos (a la japonesa) pero hacia el final de la cinta ya los podemos ver en todo su “esplendor” (a la gringa) con sustos chafas que obviamente rompen con toda la poca tensión que durante la cinta se fue construyendo.

 

Los actores no logran para nada tener un contraste entre su fanfarronería del inicio y su terror al ver que lo que les está pasando es “real”. Los directores quisieron "confundir" al público con sus actuaciones y con las cosas raras que pasan en el lugar, pero no lo logran. Incluso en los momentos más “tensos”, los directores decidieron poner chistes babosos burlándose de los personajes, muy al estilo de las peores películas gringas como Scary Movie. No tan explícitos como ésta, pero sí se burlan de gestos, y usan diálogos muy tontos. Ejemplo de ello es que usan a cierto personaje para generar risas en el espectador, pues su cara al estar espantado es muy graciosa, y además interpreta a un charlatán. Esto rompe totalmente con la poca tensión generada, por lo que las actuaciones le ponen el pie a la cinta.

Se nota que los directores se “inspiraron” (por no decir “copiaron”) en muchos conceptos de muchas películas como El Proyecto de la Bruja de Blair (principalmente), Actividad Paranormal y otras mucho mejor logradas. Les juro que hasta hay escenas prácticamente recreadas de la Bruja de Blair.

Los chistes malos, los efectos chafas, las incoherencias, los fantasmas visibles,  y el mal ritmo de esta película hicieron que de verdad la odiara. No sentirás miedo, no reirás por lo chafa que es, no querrás volverla a ver y además te dará asco pues, al estilo de las películas sangrientas como Saw, se usa la sangre injustificadamente y hay cierta escena “gore” con una rata que seguramente odiarás.

 

¿Y la trama? Bueno, es obvio que en este tipo de películas es lo de menos, pero por lo menos algunas le echan ganas para generar cierta “mitología” detrás de la “maldición” o el “embrujo”. Pero en Fenómeno Siniestro no lograron para nada esto.

En resumen: no gasten su dinero en esta piltrafa, hay películas 100% palomeras mucho mejores que ésta. Si eres muy, pero muy impresionable, puede que te llegues a espantar ligeramente, nada más ligeramente.

Les dejo el trailer, en el que, por cierto, se revelan prácticamente TODOS los sustos menos peores de la película, así que si a pesar de haber leído esta reseña sigues de necio con ir a ver este bodrio, NO veas este trailer porque te echarás a perder lo mejor.

Sigue leyendo

Recibe Psicodiarrea en tu mail