jueves, agosto 18, 2011

Permanencia Involuntaria 151

Reseñas, reseñas, reseñas, reseñas.

En esta edición de Permanencia Involuntaria comento con Fausto Ponce tres de los juegos más controvertidos de este 2011: L.A. Noire, Child of Eden y el polémico Duke Nukem Forever. Los reseñamos, los destrozamos, los recomendamos, pero ¿qué juego es mejor? ¿Duke Nukem Forever es TAAAN malo como todo mundo lo pinta?

Recuerden escuchar todo el podcast, que como siempre tiene buena música, cine (las más recientes películas comentadas), y nerdadas como Star Trek, entre muchas otras cosas.

o
o
Sigue leyendo

jueves, agosto 04, 2011

Permanencia Involuntaria 150

¡¡¡Llegamos a 150 programas de Permanencia Involuntaria!!!

Y sí, dije "llegamos" porque he tenido la fortuna de que Fausto Ponce me invitara a este proyecto, en el cual me he sentido muy a gusto, y además he aprendido mucho.

Así que va desde acá una GRAN felicitación a Fausto y a todos los que hemos colaborado en este espacio.

En este programa 150 platico con Fausto sobre el caso de la demanda de California contra la industria de los videojuegos, la cual fue ganada por la segunda, pero ¿qué implicaciones tiene esto? ¿Por qué es tan importante?

Recuerden escuchar TODO el podcast, porque como siempre tiene buena música, información, humor y, en esta ocasión, ¡todo sobre la película de Tin Tin!

o
o
 
Sigue leyendo

miércoles, agosto 03, 2011

La Rosa de Guadalupe: Cosplay. Reseña / Crítica

Es muy raro que yo haga reseñas o críticas de un programa de TV, pero dado el revuelo que se dio respecto a esta serie y por el tema tratado, creo que es muy conveniente.

Pero seré breve y directo, pues no quiero contribuir a la de por sí exagerada y desproporcionada reacción de los fans del anime/manga/cosplay (autodenominados "otakus") en los foros y redes sociales.

Como saben los que me han leído, en primer lugar no me gustan los spoilers y eso se respetará (sí, aunque el programa no sea tampoco la octava maravilla); y en segundo, siempre divido un objeto de crítica en aspectos formales y subjetivos. Vamos con los primeros.
Para empezar, he de decir que la gran mayoría de lo expuesto en el capítulo "Cosplay: Salvemos al Mundo" de la teleserie mexicana La Rosa de Guadalupe fue ridículo, empezando por los diálogos: parecían sacados de algo peor que una obra de teatro hecha por un principiante. Las actuaciones pésimas: algunos diálogos parecían declamados, como en "la palabra canta" de la Carabina de Ambrosio. Las situaciones inverosímiles como ellas solas, el lenguaje empleado totalmente ridículo ("¡ya sacaste boleto!") e irreal, así no hablan los jóvenes, ¿quién escribe los guiones? Seguramente alguien que cree que "la chaviza" va todavía a "la disco" para "cotorrear"...

Ahora vamos con lo subjetivo, con lo que espero contribuir a calmar la "ira" de los "otakus". Seamos serios y veamos esto con frialdad:
Empezaré con un ejemplo: seguro todos los que están leyendo este texto han escuchado o leído una fábula. En las fábulas, que son relatos cortos de carácter moral, se exageran ciertos aspectos con el fin de reforzar el mensaje que se quiere dar. Por ejemplo, se dota a animales o a objetos con características humanas, se usan eufemismos, analogías, etc. Todo se exagera, se maquilla, se usa "magia" y fantasía para reforzar el mensaje (además, recordemos que el significado de lo que es moral o no moral varía de cultura en cultura, de país en país, de persona a persona, eso es muy importante que lo tomemos en cuenta).

Lo mismo pasa en las caricaturas. En una primera definición, una caricatura es aquel dibujo u obra que deforma, ridiculiza, toma a broma el modelo. Sin embargo, desde un punto de vista menos agresivo, diremos que una caricatura es una obra que EXAGERA los rasgos característicos de una persona u objeto. ¿Para qué fin? Bueno, eso ya depende de cada quién.
¿Para qué explico todo esto? Porque me parece que el objetivo de las series como La Rosa de Guadalupe (así como del resto de las telenovelas y series que son hechas en México) es precisamente DAR UN MENSAJE. Lamentablemente, una gran mayoría de personas no ven la tele para pensar o para reflexionar, simplemente son pasivas y se dejan llevar, es por eso que el mensaje en este tipo de programas tiene que ser CLARO, lo más claro posible, pero no sólo eso, debe ser REITERATIVO con el fin de que sea entendido y transmitido DE INMEDIATO, sin hacer pensar demasiado al espectador. Todo debe digerírsele para que al final del episodio, el público quede satisfecho y con la idea de que algo "aprendió" sin esforzarse.

En el capítulo del cosplay de la Rosa de Guadalupe se hizo precisamente eso: se SOBREEXAGERÓ, se ESTEREOTIPÓ, se REITERÓ el mensaje. Es a todas luces EXAGERADA la forma en la que presentan TODO, no sólo a los "chavos" cosplayeros, sino a todos los demás estereotipos que se manejaron en el programa: desde la mamá "buenaondita" que se mete a "eso del internet" a investigar lo que su hija hace para protegerla, la abuela consentidora, la desinformación sobre las llamadas "tribus urbanas" (¿anime es una "tribu urbana"?), la reiteración una y otra y otra y otra vez del personaje protagonista que se la pasa diciendo todo el día los mismos diálogos, el papel tan claro del amigo que es cómplice y a la vez quiere hacer "despertar" a la amiga, los malos-malos-malotes que quieren hacerle "la vida de cuadritos" a la "víctima" (quienes, por supuesto, son castigados -lección moral-), la figura de autoridad mediadora y "neutra"... en fin, el episodio estuvo plagado de clichés y esterotipos que además se exageraron hasta la náusea.
Y aquí entra un estereotipo muy grave que asocia al vestuario de las chicas de anime con el sexo o la provocación, lo cual es cierto dentro de la ficción, por eso existe el "fan service", pero cuando se lleva a la vida real es cuando se vuelve grave. Lo cual nos lleva a un estereotipo más: si te vistes así, no te quejes luego de que los hombres te quieran violar, ¿eh? Pero si se fijaron los que vieron el capítulo, luego la protagonista, otra vez en un afán moralista, dice que nadie debe juzgar a otra persona por cómo se viste, y menos a las mujeres que usan minifaldas y cosas así, ¿se fijaron? ¡Más claros los mensajes no pueden ser! El guión fue escrito para dar lecciones de moral a los espectadores, punto.

Por cierto, ¿notaron también cómo quisieron meter el tema del bullying? Bueno, ¡un combo de lecciones morales al por mayor! Ni cómo ayudarle a los guionistas.
Mención aparte merece la imagen del cosplayero-otaku-tribu urbana que se presentó en el programa. La desinformación es brutal, de eso no hay duda. Pero como dije: se exageró. Yo dudo mucho que haya personas que en verdad vayan vestidas así a la prepa. Y dejen ustedes que vayan vestidas así (a lo mejor las hay), sino que se la pasen TODO el santo día diciendo lo mismo, que se creen una fantasía que, como la presentaron en el programa, es para ir a tratamiento psicológico. Pero repito, y no lo perdamos de vista, esto es una EXAGERACION.

Bueno, y lo de la adicción a los Pocky, ¿qué tal? ¿Un guiño hacia la anorexia o hacia lo obsesivo-compulsivo? Otro estereotipo de que los "otaku" son tan "enfermos" que dejan de comer y sólo comen Pockys para que les den "energías"... ¡Dios mío!

En La Rosa de Guadalupe hicieron una caricatura de la caricatura, una caricatura del "otaku".

Ahora bien, ¿recuerdan el ejemplo de las fábulas? Nos guste o no, hay que aceptar algo (y por eso dije que hay que ver esto fríamente): el mensaje que se da al final del día fue positivo. Por su exageración y reiteración constante, el mensaje de respeto y de comprensión es más que clarisisisisisísimo.

Pero hay que decir algo: esta caricatura de la caricatura es sin duda peligrosa, porque la gente "común" no se va a poner a investigar como la mamá cómo son las "tribus urbanas", no se va a poner a investigar si en realidad existen personas tan exageradas como se presentó en la tele. La gente, si lo ve en la tele, lo cree. Esa es nuestra triste realidad. Por eso no podemos perder de vista que este tipo de estereotipos son peligrosos.
Sinceramente, no creo que la intención de Televisa fuera ridiculizar al otaku o al cosplayero, sino que, como en todos sus productos, exageró las situaciones para que el mensaje llegara lo más digerido posible al público. Simplemente, reflejaron lo que ellos creen que es el fenómeno del cosplay, o lo que sus "investigadores" concluyeron sobre el tema. Claro que esto tiene sus consecuencias, mismas que expliqué en el párrafo anterior, porque reflejan su desinformación y su afán de exagerar para lograr transmitir el mensaje deseado.

Al final, creo que el mensaje es válido y útil para quien lo quiera tomar. Que no estoy de acuerdo en la forma, es cierto, pero el fondo creo que no tiene nada de malo.

Aunque eso sí: el final es una basofia, es totalmente irreal y digno de los productos ridículos que nos presenta la televisora todo el tiempo. ¿Me sorprendió? No. ¿Me hizo reír? Sí. ¿Se resuelve mágicamente todo con el aire mágico de la virgencita? Sí. Y también reí.

Creo que prefiero ver este tipo de productos de ficción exagerada que intentan dar un mensaje positivo, que programas inmundos como el de Lolita de la Vega (que ya no pasa, creo) en el que decían que el anime es satánico, se habló de las cartas, de Pokémon y de todo eso. Hay cosas peores. 

Los verdaderos "cosplayeros" saben que lo que se presentó en el programa son exageraciones. Los "cosplayeros" profesionales ven esto como un hobbie y en algunos casos como un trabajo que les ha remunerado, hasta ahí. Pero los no profesionales no son menos porque lo ven como una DIVERSIÓN. A los "cosplayeros" profesionales se les admira, o por lo menos un servidor sí los admira. Y un consejo, con toda humildad, si me lo permiten... 
"Otakus" y "cosplayeros": no se lo tomen personal, por favor. Lo vi en el Facebook de Televisa: con sus actitudes exageradas, su mala ortografía, su redacción agresiva, sus "planes" para huelgas, marchas y demás ridiculeces lo único que hacen es reafirmar el estereotipo presentado en La Rosa de Guadalupe. Y no me lo tomen a mal, pero sí leí ahí muchas cosas igual o más exageradas que el episodio mismo: "se metieron con la minoría equivocada". ¿En serio, "otakus"? ¿EN SERIO?
Sigue leyendo

Recibe Psicodiarrea en tu mail