viernes, diciembre 22, 2006

Como las gotas del aguaaaaaaaaa...

Todo el mundo, cuando me conoce, me dice "te me haces familiar, pero como que no ubico de dónde"...

De hecho, yo también medio me sacaba de onda...

Pero gracias a My Heritage se descubrió el misterio.



JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Entren a esa página, a ver a quién se parecen. Neto que luego uno se entera de caaaadaaaa cosaaaa... Quien quita y les salga que se parecen a alguien así bien pípiris y luego pueden reclamar su paternidá y se hacen ricoooooos!!!!

:D
Sigue leyendo

Neon Merol Nights

Heme aquí en el Under Cabaret festejando el cumple de mi GRAN amiga, Fernanda. Hubo un espectáculo ahí bien etssstremo, pero la neta no fue la gran cosa. Me gustó porque fue diferente y porque hizo de esa noche algo especial, además de la celebración.








FELICIDADES, MUÑE
MISS CIUDADANA DEL MUNDO 2006









Las fotos que aquí se presentan fueron tomadas por Anaís... *_____*






¿Que me parezco a Pancho Villa? XDDDD








Aquí con la cumpleañera, inaugurando el Under Cabaret









El azul es mi color favorito









Ligue en el Under Cabaret
Sigue leyendo

miércoles, diciembre 06, 2006

Enfermedad de diciembre

Como TODOS los inicios de diciembre, estoy enfermo.





Pero esta enfermedad sabe a panucho, poc chuc, cristal negra, salbute, brazo de reina, relleno negro y sorbetes.



¡MUCHO COCHINERO!



La enfermedad que me traje del lugar más puro del mundo.



El 2006 se va.



Comienza un nuevo sexenio.



Otra vez las decisiones, las malditas decisiones...



Pero como siempre, deben tomarse.



Sin más ni más.



Estoy a punto de desprenderme de la rutina para dejar de descuidar mi primer árbol.



Tal vez más grande, más frondoso, que dé más fruta.



¿Quién me asegura que dejando una cosa, se cuida más la otra?



¿No será cansancio, desinterés?



Más que eso, seguro es decepción, hartazgo.



Le daré una "última" oportunidad.



(espero que esta vez sí sea la "última")



Y es que parece que habrá más árboles junto al mío.



El tiempo dirá si su sombra brinda más alivio, más lugares bohemios, más diversión, más frecura que la del mío.



Y si es así, si el bosque termina mejor organizado, tal vez, sólo tal vez, recupere mis ganas de seguir cultivando.
Sigue leyendo

Recibe Psicodiarrea en tu mail