lunes, agosto 29, 2005

NUEVA PRODUCCIÓN

Estoy contento...

Hoy a las 8 de la mañana comenzaremos una nueva produccion...

Ésta no es tan mía mía, pero el Chayo me ha contagiado de su emoción y la verdad es que espero de todo corazón que nos quede chida.

La neta él estuvo ayudando mucho en la producción del video y se ve que le quiere echar ganas para que quede chida. Le debo y espero podérselo pagar.

Aunque no sea yo el director, pondré de mi parte pa' que nos quede de lujo como el video.

No quiero contar mucho (de hecho dije que iba a contar el viernes en el programa, pero como no lo anoté en el guión, se me olvidó =P) pero pronto publicaré las fotos.

Además, tengo unas fotos pendientes por publicar de una fotosecuencia que quedó con madre, así que ya veremos las nuevas sorpresas del blog...

Por lo pronto, ¡¡mucha buena vibra y que Kamisama nos agarre confesados!!
Sigue leyendo

jueves, agosto 18, 2005

Principios / Finales

Principio del penúltimo semestre: alegre, tranquilo, esperanzado. Reflexiones, anhelos, proyectos por cumplir, reglas por romper y muchos clichés por aprovechar o destrozar. La alegría y la buena vibra de los amigos. Las caras conocidas, las desconocidas y las ausentes. La buena suerte que se desea en cada sonrisa. Las bromas a los mismos de siempre. Las frases célebres cada vez más cagadas. Las noches de domingo haciendo tarea. Las ojeras permanentes. Las ediciones, los micrófonos, las cámaras, los cassetes, los dibujos, los cables, las lecturas, speaking english, las últimas calificaciones, los exámenes, las prácticas. Temas desconocidos, interesantes e inauditos. Todas las cabezas concentradas en el mismo tema. La competencia. La superviviencia.

Final de una utopía nunca consolidada: tragedia. Castillos en el aire. Hielo débil como piso. Hundimiento del Titanic. El incendio de la fábrica de sueños. El amor llega y se va sin avisar. Ojalá que no me dure mucho el dolor por tu ausencia.
La ausencia.
Los recuerdos.
Los objetos cotidianos.
El maldito color morado.
La tristeza.
La impotencia.
La rabia.
El desconcierto.
Los reproches.
Las maldiciones.
El mal sabor de boca.
El dolor...

Principio de la vida como adulto: las nuevas muelas. El dolor en las encías. Las inéditas sensaciones. La responsabilidad. El adiós a la anarquía. Menos videojuegos, más dinero en el bolsillo (¿hasta cuándo?). La cama que queda grande. El cuarto que comienza a incomodar. Los libros que llevan mil veces releídos. El cansancio. El polvo. Las quejas. Los sollozos. La soledad. Mas también el goce, la libertad, la independencia (o muerte), la ausencia de explicaciones, las escapatorias de casa, los fines de semana sin familia, los excesos, las risas burlonas, los cuerpos calientes, la comida cara y los viajes en el metro.

Final de la universidad: el último año. La conciencia de un desenlace anunciado. Los últimos momentos como chavos de prepa. El jalón final. La definición. El trazado de un camino intermibable. La incertidumbre. Las últimas pedas sin remordimiento. Los antros vacíos. Las botellas ni con el olor siquiera. El café frío. Las salidas prometidas que jamás se materializarán. La unión eterna. El rompimiento. Bellas Artes. Los hastaluegos. Los adioses. La tesis. El futuro... ?

Principio de una profesión: la esperanza de seguir adelante. Añorar el primer sueldo. Perder oportunidades. La mala suerte del novato. La buena suerte del novato. La perfección. La búsqueda de oportunidades. El primer paso del camino. Empezar desde abajo. Luchar. Encontrar que te paguen por divertirte. Las nuevas caras. La competencia. Las almas caritativas. La suerte. La zozobra que provoca el viento en la noche. La vulnerabilidad. Las novatadas. Las entrevistas, los demos, las cápsulas, los guiones, la investigación, la mensajería y la redacción. El doblaje. Los castings... los benditos castings.

Fin de la tranquilidad: estabilidad fracturada. La familia. El refugio. Sus lágrimas. El malagradecimiento. La poca conciencia del exiliado. Los centavos tirados. El agua sigue corriendo...

Principio de la conciencia: sacar a flote los proyectos. Disfrutar lo que se tiene. No descuidarlo. Alimentarlo y regarlo cual única flor. La difusión. Las cartas sobre la mesa y las consecuencias de abrir la boca. Nuevos aires. Nuevos y mejores ayeres. La esperanza que no muere.

El final de una era: la nueva alma mater. Los nuevos "jardines". El espacio. Los salones. La duela que hace rechinar los tenis. El polvo. La destrucción. El robo de recuerdos. Cascajo. 65 años que regresan a cero. Remembranzas de la prepa. ¿Dónde quedó el gimnasio? La nueva empresa de las copias. El nuevo punto de reunión. El 402 todo el semestre. El elevador con cámara (¡DEMONIOS!) La cafetería provisional. Las apestosas mac arregladas. El área del comunicólogo. La comida fuera de casa. La oficina blanca del director. El sol que explora por primera vez esos rincones. El otrora poderoso rector. La generación adulta de Comunicación, los protectores, los chismosos, los alertados, los creativos, los relajientos, los insolentes, los rebeldes, los ingeniosos, los nacos, los fresas, los más chidos de la escuela. Descontrol. Rareza. Todo nuevo. Todo extrañamente familiar...

Fines al fin. Principios ¡al fin!

Agosto 2K5
Sigue leyendo

Recibe Psicodiarrea en tu mail